0

Nabarro: Ante brotes es mejor pecar de exceso de cautela que ignorar problema

17 may 2017
06h52
  • separator
  • comentarios

David Nabarro, uno de los tres candidatos a director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cree que en el caso de brotes epidémicos, más vale exagerar en la respuesta para prevenirlos y atajarlos y, tal vez, incluso malgastar recursos, que subestimarlos y tener que enfrentar nefastas consecuencias.

"En brotes de enfermedades no te puedes permitir equivocarte. Según mi punto de vista, es mejor decir que tenemos un problema serio que sugerir que no lo es", afirmó en una entrevista a Efe.

A seis días de que se celebre la elección del próximo director general de la agencia sanitaria de Naciones Unidas, el candidato británico analizó las dos principales epidemias ocurridas durante el mandato de la china Margaret Chan, que el próximo 30 de junio dejará el cargo tras una década en el puesto.

En 2009, el mundo enfrentó la epidemia del virus H1N1, conocida como gripe A, y en 2014 y 2015 la epidemia de ébola.

En ambas ocasiones la gestión de la Organización Mundial de la Salud (OMS) fue criticada, en el primer caso por haberse sobrestimado el peligro y hacer gastar a los gobiernos millones de dólares en unas vacunas que luego no se usaron, y en del ébola, exactamente por lo contrario, por haber subestimado el peligro de un brote que acabó matando a 11.000 personas y diezmando tres países.

"El H1N1 fue un brote muy difícil, porque al principio tuvo una tasa de mortalidad muy alta. Después estos niveles se redujeron. Pero yo creo que la OMS hizo lo correcto", aseveró.

"Exactamente al contrario, los primeros informes y los primeros rumores sobre el ébola no se tuvieron en cuenta. No se diagnosticaron como ébola y no fue hasta agosto que el mundo reaccionó. Si soy elegido director general (de la OMS), siempre reaccionaré a los primeros rumores, sólo para verificar si hay que alertar o no", afirmó Nabarro.

"Yo, como médico, me conectaré, pondré atención a los mensajes de los que están en primera línea, hay que escucharlos, aunque lo que estén alertando sea negado por líderes políticos. La reacción temprana es esencial", subrayó.

Según el candidato, esta alerta funcionó en la epidemia del virus del Zika en Brasil, cuando en noviembre 2015 los médicos del norteño estado de Pernambuco advirtieron de un inexplicado aumento de los casos de microcefalia y otras malformaciones fetales ligados a un brote de la enfermedad y eso permitió lanzar todas las alarmas.

Precisamente, Nabarro usó el ejemplo de esta epidemia y de la gestión que hizo el Ministerio de Salud de Brasil para abogar por las políticas de educación sexual y de planificación familiar.

"En estos casos no solo hay que pedir que las mujeres se protejan contra las picaduras de mosquito (que transmiten la enfermedad), sino que hay que dar acceso a la contracepción para evitar embarazos y reducir así el riesgo de nacimientos de niños con microcefalia u otras malformaciones", sugirió.

"Personalmente considero que este tema (la contracepción) es absolutamente central, y es esencial que la OMS asuma su responsabilidad y fortalezca a las mujeres para que puedan tomar sus propias decisiones", agregó.

Nabarro recordó que embarazos no deseados pueden llevar a terminaciones de gestaciones no seguras, que son una de las principales causas de mortalidad materna.

El aspirante británico al máximo cargo de la OMS no quiso valorar a sus contrincantes, el etíope Tedros Adhanom Ghebreyesus, y la paquistaní Sania Nishtar, y se limitó a decir que él tiene la experiencia y el conocimiento que la entidad necesita para "transformarse".

"Yo no quiero sólo modificar la entidad, la quiero transformar", aseguró, y dijo que lo haría colocando a las personas en el centro, estableciendo métodos de cumplimiento de los estándares consensuados, rindiendo cuentas, y digitalizando la entidad.

Arguyó que ha trabajado sólo seis años en la OMS, pero que lo hizo al más alto nivel -liderando el programa de malaria y como jefe de gabinete de la directora general- y que no ha trabajado en la entidad desde 2005.

Esgrime que su amplia experiencia en salud pública se basa en el conocimiento obtenido en el terreno y en sus múltiples labores "como enviado especial de tres secretarios generales de la ONU".

"Yo sé lo que la OMS necesita, sé cómo transformarla y sé como atraer a gobiernos, ONG, organismos multilaterales y a la sociedad civil para lograrlo", concluyó.

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad