0

En un nuevo fallo, condenaron a dos funcionarios que habían sido absueltos por una tragedia aérea ocurrida en Córdoba en 2005

19 may 2017
18h04
  • separator
  • comentarios

Dos acusados por una tragedia aérea ocurrida en la ciudad de Córdoba en el 2005 que habían sido absueltos durante el juicio oral fueron condenados ahora por la Cámara Federal de Casación Penal por el delito de estrago culposo seguido de muerte.

Se trata del jefe del Aeropuerto Pajas Blancas, quien en ese momento era comodoro de la Fuerza Aérea Argentina, Hugo Eduardo Argañaraz; y del administrador de Aeropuertos Argentina 2000 en Córdoba, Adolfo Apesseche, quienes fueron considerados en el nuevo fallo judicial dictado este viernes, responsables del delito de estrago culposo seguido de muerte.

El hecho ocurrió la noche del 8 de mayo de 2005 cuando un avión bimotor Piper Navajo se estrelló a metros del Aeropuerto Pajas Blancas, provocando seis muertos y tres heridos.

La aeronave comandada por Daniel Reynoso y en el que viajaban ocho ocupantes, la mayoría integrantes del Toyota Team, retornaba de San Juan tras una competencia de TC 2000.

En el fallo al que tuvo acceso NA, la Sala IV de la Cámara Federal, integrada por los jueces Gustavo Hornos, Mariano Borinsky y Juan Carlos Gemignani, remitió la causa al Tribunal inicial para la fijación de las penas.

Con este nuevo fallo los jueces resolvieron hacer lugar a los recursos presentados por el fiscal y las querellas que habían sido interpuestos contra las absoluciones dictadas por el TOF N°2 de Córdoba, en febrero de 2016.

La tragedia ocurrió en el momento en el que la avioneta se encontraba realizando el procedimiento de aterrizaje, cuando chocó su ala izquierda contra el tensor de una antena de comunicación.

Tras la caída de la avioneta fallecieron Daniel Reynoso; el corredor Nicolás Vuyovich; el copiloto Mario Corti; Gustavo Ramonda; su hijo David, de 6 años; y su socio Hugo Suárez.

Los tres sobrevivientes resultaron ser el periodista Rodolfo Butta, el fotógrafo Fabricio Nicollier y Joaquín Palacios, sobrino de Ramonda.

El juicio comenzó en septiembre de 2015 y la sentencia se dio a conocer en febrero de 2016.

Los acusados que habían sido juzgados durante el juicio por el delito de "homicidio culposo agravado por la pluralidad de víctimas, en concurso real por lesiones culposas agravadas" terminaron siendo absueltos.

Noticias Argentinas

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad