0

Condenan a 16 años de prisión a un hombre que apuñaló a un joven en San Telmo por gritar un gol de Boca

19 may 2017
18h09
  • separator
  • comentarios

El acusado de apuñalar a un joven en el barrio porteño de San Telmo por gritar un gol de Boca fue condenado hoy a la pena de 16 años de prisión bajo el cargo de "homicidio simple".

Se trata de Gustavo Olivera, de 54 años, quien el 19 de mayo de 2016 apuñaló en el pecho a Eduardo Cicchino, de 26, a la salida de un bar de San Telmo tras un partido entre Boca y Nacional de Montevideo.

La familia del joven había pedido la pena de prisión perpetua por el delito de homicidio agravado por alevosía, en tanto que la Fiscalía lo acusó por homicidio simple.

Este viernes, al salir del Tribunal, Marcelo Cicchino, el padre de la víctima, dijo que si bien no está desilusionado por la sentencia, espera escuchar los fundamentos del fallo de los jueces del Tribunal Oral en lo Criminal N° 3.

"La decisión de matar es indiscutible, el imputado ahora condenado fue directo al corazón y no a un brazo. Por eso ahora quiero estar tranquilo para escuchar las posiciones de los fundamentos y si me convencen que no fue por alevosía lo voy a aceptar", dijo en declaraciones a la prensa.

Al referirse al condenado, quien un rato antes de escuchar la sentencia y haciendo uso de su derecho a decir las últimas palabras, pidió perdón, Cicchino señaló: "El ahora condenado tuvo un año para acercarse a la familia. Nunca nos pidió perdón, queremos perdonar, pero exigimos un castigo que corresponda a los hechos".

Y agregó: "hoy en las palabras finales lo único que hubiese esperado era una reflexión, más allá de pedir perdón".

El hombre, que volvió a repetir que no está desilusionado con el fallo, remarcó: "Después de escuchar todos los testimonios de cada una de las partes, después de los alegatos, uno puede reconstruir los hechos y mi hijo no tuvo oportunidad de defenderse".

El brutal ataque ocurrió el jueves 19 de mayo de 2016 después de la definición por penales que clasificó a Boca a las semifinales de la Copa Libertadores, y se registró en el bar Seddon, ubicado en el cruce de las calles Chile y Defensa.

La víctima y dos amigos miraban el partido cuando Olivera comenzó a hacer comentarios contra ellos y luego empezó a insultarlos: "Bosteros de mierda, los voy a matar".

Cuando el partido terminó, los tres amigos salieron del bar, Olivera los siguió y, en medio de una cantidad de insultos sacó de entre sus ropas un cuchillo y le pegó un puntazo en el pecho a Eduardo.

Los amigos del joven y los mozos intercedieron y retuvieron al agresor, quien luego fue entregado a la policía.

El joven falleció dos semanas después tras estar internado en el Hospital Argerich.

Noticias Argentinas

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad