2 eventos en vivo

FISCAL PIDIÓ QUE EXTITULAR DEL SEDRONAR, PÉREZ CORRADI Y LOS HERMANOS ZACARÍAS VAYAN A JUICIO POR TRÁFICO ILEGAL DE EFEDRINA

20 abr 2017
13h29
  • separator
  • comentarios

El fiscal federal Juan Pedro Zoni pidió hoy que vayan a juicio oral y público del expresidente de la Sedronar Ramón Granero y del empresario detenido Ibar Pérez Corradi por presunto tráfico ilegal de efedrina a la Argentina.

Fuentes judiciales informaron a NA que en el requerimiento de más de 70 carillas, el fiscal también pidió que vaya a juicio Gabriel Yusef Abboud, exdirector de Planificación y Control del Tráfico Ilícito de Drogas y Precursores Químicos y exsubsecretario técnico de Planeamiento y Control del Narcotráfico de la Sedronar.

La medida alcanza además a Julio De Orue, quien era el exdirector del Registro Nacional de Precursores Químicos del mismo organismo.

También a los hermanos Máximo Rito y Miguel Ángel Zacarías, el primero trabajaba en el área de ceremonia del PAMI y el segundo era el secretario privado y hombre de confianza de José Granero.

El único detenido por el momento es Pérez Corradi, quien permaneció prófugo hasta que el año pasado fue extraditado desde el Paraguay y a quien además se lo investiga por el triple crimen de General Rodríguez, aunque por el momento cuenta con falta de mérito. Según la investigación, de 47.625 kilos de efedrina que la Sedronar autorizó ingresar al país entre 2004 y 2008, unos 40.972 kilos fueron desviados al narcotráfico y no a la producción de medicamentos legales.

Zoni tuvo en cuenta que tal cual informó Aduana, en 1999 se importó un total de 1190 kilos de efedrina lo que en 2008 se incrementó a 15 mil kilos, y que ahí luego disminuyó al anio siguiente pues fue el triple crimen de General Rodríguez en el que asesinaron a Sebastián Forza, Leopoldo Binna.

Para Zoni existía una "ausencia de control absoluta respecto de la comercialización de precursores químicos, desoyendo la normativa aplicable, circunstancia que evidentemente no era desconocida por los funcionarios a cargo de dirigir la SEDRONAR, quienes no demostraban tener intenciones de modificar tal situación".

"Esa ausencia absoluta de control de la comercialización de los precursores químicos por parte de los organismos de control -en este caso SEDRONAR- es el ámbito ideal para que el narcotráfico opere libremente y amplíe su negocio sin traba alguna", añadió en el requerimiento al que accedió NA. En ese sentido, el fiscal dijo que los funcionarios de la Sedronar nunca "intentaron conocer las necesidades lícitas de las sustancias químicas controladas" y que era sus "obligaciones" saber por qué se incrementaron los ingresos de efedrina.

"Hubo otros sucesos que deberían haber servido de alerta para los funcionarios de la SEDRONAR", dijo el fiscal, en referencia a que el organismo contaba con información sobre los niveles de efedrina que importaba uno de los empresarios investigados y nada se hizo.

"Sin embargo, tal situación no modificó en nada la postura de la SEDRONAR frente la efedrina, en tanto que luego de ello autorizó el ingreso al país de 26.300 kilogramos de efedrina", agregó.

"Las circunstancias que vienen siendo relatadas permiten observar como el organismo encargado de la lucha contra el narcotráfico tenía aceitadas conexiones con las personas que justamente debía perseguir, como fue el caso José Granero con Alfredo Abraham", quien fuera ya condenado a once años de prisión por importación de efedrina que terminó en manos de los narcos. Si bien Granero negó vínculo con el condenado, el fiscal dijo que propios funcionarios de la Sedronar dijeron que fue presentado por el entonces titular como "amigazo" y que en un allanamiento en casa de Abraham se encontraron dos tarjetas personales de aquel.

En tanto, a los hermanos Zacarías el fiscal los acusa de haber sido "nexos de los operadores de precursores químicos", pues Miguel, entonces secretario privado de Granero, registró al menos 40 comunicaciones con el empresario condenado Abraham.

En el caso de Máximo Zacarías, él en persona se presentó en mayo de 2008 en el Registro Nacional de Precursores Químicos y efectuó gestiones para Carlos Edelmiro González con el objeto de ingresar una tonelada de efedrina.

Pérez Corradi, único detenido hasta el momento, se declaró partícipe del tráfico ilegal de efedrina circunstancia por la cual lo acusa el fiscal, quien remarcó que el empresario se desempeno con el amparo de las fuerzas policiales y de la Secretaría de Inteligencia del momento.

Por su colaboración, Pérez Corradi se convirtió en arrepentido por lo que al momento de un eventual veredicto podría reducírsele la pena.

De aceptar el requerimiento, la jueza María Servini de Cubría elevará la causa a juicio aunque otro tramo de la investigación seguirá su curso, aquella que apunta a algunos de los importadors de efedrina que cuentan con falta de mérito en el expediente.

Noticias Argentinas

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad