2 eventos en vivo

El FpV porteño tironeado por dos estrategias: La Cámpora pide reafirmar la identidad K y el PJ una alianza más amplia

30 abr 2017
10h32
  • separator
  • comentarios

Mientras se acerca el momento de definiciones electorales, el Frente para la Victoria porteño se debate entre dos estrategias: La Cámpora y Nuevo Encuentro pujan por un armado que refleje una reafirmación de la identidad cristinista, en tanto que el PJ porteño y el Movimiento Evita proponen un frente que abra la tranquera dirigentes del progresismo y del peronismo que no se referencian en el kirchnerismo.

Ambos sectores proclaman la vocación de confluir en una lista de unidad, pero no a cualquier precio, por lo que el escenario seguirá abierto, probablemente hasta el filo del cierre de listas legislativas.

El sector más cercano a la expresidenta adoptó el Instituto Patria como base de operaciones para desarrollar su plan de campaña: Axel Kicillof, Nilda Garré, Carlos Heller y Carlos Tomada, entre muchos otros, fueron algunos de los invitados al mitín kirchnerista el pasado 19 de abril en el búnker de Cristina Kirchner.

Este sector, que se jacta de actuar en nombre de la expresidenta, ya tiene resuelto que Juan Cabandié (La Cámpora) y Gabriela Cerruti (Nuevo Encuentro) sean los candidatos propuestos para encabezar las listas del FpV en la categoría de diputados nacionales, aunque admiten que eso quedará supeditado a las negociaciones con el espacio que articula el jefe del PJ porteño, Víctor Santa María, junto a Daniel Filmus (Corriente Nacional de la Militancia) y Jorge Taiana (Movimiento Evita).

En caso de que puedan congeniar una lista de unidad, la pretensión del cristinismo es, por un lado, que la alianza electoral siga denominándose Frente para la Victoria, y - todavía más importante- que los lugares expectables de la lista (los primeros tres o cuatro) sean ocupados por dirigentes que una vez que desembarquen al Congreso integren el bloque FpV-PJ.

Para la lista de legisladores, no hay demasiado misterio: quieren que la boleta sea encabezada por Mariano Recalde (La Cámpora) y secundada por Victoria Montenegro (Kolina) y José Cruz Campagnoli (Nuevo Encuentro); mientras que algunos lugares más abajo podrían aparecer Leandro Santoro (Los Irrompibles), Pablo Ferreyra (Proyecto Popular) y Lorena Pokoik (Unidos y Organizados).

"La idea es reafirmar la identidad de los doce años del kirchnerismo. Diluir el liderazgo kirchnerista, como proponen ellos, diluye la posibilidad de que exista otro polo en Argentina que pretenda una alternativa al proyecto neoliberal", argumentó en diálogo con NA uno de los integrantes que frecuenta las reuniones del Instituto Patria.

El otro polo del kirchnerismo porteño, que conduce el peronismo orgánico de Santa María, propone abrir el juego a corrientes del peronismo vetadas por La Cámpora, como las que encabezan Alberto Fernández y Juan Manuel Olmos, y también de sectores progresistas de conflictiva relación con el kirchnerismo como Proyecto Sur de Fernando "Pino" Solanas y Unidad Popular de Claudio Lozano.

Sin embargo, estas dos últimas fuerzas políticas, que años atrás marcharon de la mano en el Frente Amplio Progresista, no les convence la idea de integrar un frente hegemonizado por el kirchnerismo, al tiempo que habrían menores trabas para sumar al armado a Patria Grande del economista Itaí Hagman y al Partido del Bien Común de Gustavo Vera, cercano al Papa Francisco.

Para el núcleo duro kirchnerista, ninguna de estas fuerzas políticas del arco progresista tienen un peso específico que amerite modificar el nombre de la alianza electoral, aunque por lo bajo reconocen que el asunto "no está resuelto". - El "Frente Ciudadano", un concepto en disputa

En este punto, el peronismo porteño recuerda que fue la propia Cristina Kirchner quien a comienzos del 2016 instruyó a sus segundas líneas a construir nuevas mayorías sociales en el marco de un "Frente Ciudadano" donde la línea de corte no sea la adhesión o no al kirchnerismo.

"Nosotros estamos trabajando en generar un frente mucho más amplio con sectores que estuvieron en posiciones diferentes pero que coinciden fundamentalmente en una mirada progresista y popular, y en proponer un modelo alternativo al que está llevando adelante Macri", remarcó a NA un hombre clave en el armado del peronismo porteño que digita Santa María.

Explicó que el hecho de que haya una lista integrada exclusivamente por dirigentes del Frente para la Victoria no es garantía de lealtad incondicional, como "demostró el caso de (Diego) Bossio", y que en lugar de discutir el origen político de cada uno de los actores, "lo importante es poner sobre la mesa un programa" que todos se comprometan a respetar si son elegidos como representantes del pueblo.

La fuente consultada del peronismo porteño desmintió que no existan "límites" para participar del espacio electoral, y puntualizó que las puertas están cerradas para cualquiera que no haya apoyado en los últimos meses las "medidas de ajuste y entrega" del Gobierno de Cambiemos.

Aclaró, en ese sentido, que el exjefe de Gabinete Alberto Fernández, quien es tenido en cuenta en el armado, no apoyó ni la ley "a favor de los fondos buitre" ni ninguna otra política del Gobierno "en contra del pueblo".

Pese a los permanentes gestos públicos de acercamiento que Fernández viene realizando, el kirchnerismo duro sigue desconfiando del exministro, quien en los últimos tiempos tomó distancia del Frente Renovador pero sin anunciar una ruptura de ese espacio.

"Si parte de la alianza que proponen es con el Frente Renovador, que fue funcional al plan de ajuste de Macri, entonces se diluye el perfil opositor que nosotros queremos que tenga el FpV", afirmó la fuente consultada, que incluso aventuró que una lista encabezada por Fernández terminaría restando volumen electoral.

De momento, las encuestas posicionan a Daniel Filmus como el candidato más competitivo del Frente para la Victoria, por encima de Cabandié, Cerruti y Taiana.

Incluso se especula con que podría ser la prenda de unidad entre las dos partes en disputa en una eventual lista conjunta, ya que el exministro de Educación es respetado por Cristina Kirchner y sigue reivindicándose kirchnerista cada vez que le preguntan.

Cabe recordar Filmus fue parte de la tropa de dirigentes kirchneristas porteños que en enero pasado fue invitado por la exmandataria a su casa de Río Gallegos para conversar sobre la construcción de una alternativa política en la Ciudad.

Noticias Argentinas

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad