2 eventos en vivo

Las dos caras de los "mercados emergentes"

17 jun 2017
13h22
  • separator
  • comentarios

dos caras de los "mercados emergentes"--

Buenos Aires, 17 junio (Especial para NA, Nicolás Tereschuk) -- Lluvia de dólares, junto con las oportunidades de una economía mundial que podría entrar en una senda de crecimiento, por un lado, pero al mismo tiempo amenazas, fragilidad y alta incertidumbre son las dos caras que hoy enfrentan los "mercados emergentes".

Parte de ese panorama fue trazado, desde un punto de vista vinculado al establishment financiero por el diario británico Financial Times, que dio por hecho en una nota reciente que la economía global "finalmente comienza a lucir estable e incluso fuerte".

Con Europa, los Estados Unidos y China con pronósticos de crecimiento para el año próximo, el diario especializado advirtió que "detrás de estas noticias felices subyacen algunas preocupaciones, especialmente con los mercados emergentes".

Hay que recordar que esos países vienen de un 2016 que mosteró de su peor desempeño desde el estallido de la crisis financiera internacional y que ahora muestran una recuperación.

"Sus perspectivas a largo plazo han sido obstaculizadas por una falta de inversión y un pobre crecimiento de la productividad que recuerda los problemas de sus homólogos del mundo desarrollado. Los emergentes deberían aprovechar la oportunidad de las actuales condiciones benignas para remediar esos problemas tan pronto como sea posible", señaló.

El Banco Mundial viene de pronosticar un crecimiento de la economía global de 2,7 por ciento para este año y de 2,9 por ciento para el año próximo: en ese contexto, los países "del Sur" verían una mejora de 4,1 por ciento en 2017 y de 4,6 por ciento en los siguientes doce meses.

Pero el panorama es dispar: puede verse por ejemplo en la situación frágil de Brasil, en las emenazas que enfrenta México por la agresividad de su nuevo vecino, Donald Trump y en Turquía, parada sobre un verdadero polvorín político.

En ese contexto, se conoció hace pocos días un informe del Instituto para las Finanzas Internacionales (IIF, por sus siglas en inglés) en el que se habla de que los inversores extranjeros inyectarán nada menos que casi un trillón de dólares en los "emergentes", un 35 por ciento más que en 2016.

Ya el primer trimestre se registró un crecimiento de estas inversiones "financieras", que llegaron al nivel más alto desde 2014.

De todas maneras, en ese clima de "euforia", el IIF pronostica que en términos netos habrá una salida de capitales de los países del Sur, principalmente por la acción de las inversiones que van desde China hacia el mundo desarrollado.

Esta semana se dio a conocer una nueva suba de tasas de la Reserva Federal norteamericana, lo que suele ser una mala noticia para los países emergentes.

De todos modos, en esta oportunidad, los analistas pronostican que las posibilidades para las naciones en desarrollo se mantendrán firmes.

Así lo hizo un reciente informe de Goldman Sachs que indicó que "la combinación de saldos externos más fuertes, altas tasas reales y un progresivo desapalancamiento significa que los mercados emergentes deben ser capaces de soportar las subas de tasas de Estados Unidos".

De esa manera, si bien las perspectivas son positivas, sigue observándose un panorama desigual y de distintas velocidades para un mundo en desarrollo al que le cuesta bailar a un ritmo propio y que depende todavía del financiamiento y de la dinámica de las naciones desarrolladas para proyectar su futuro.

Noticias Argentinas

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad