0

El stock bovino creció en 800 mil cabezas en un año

20 abr 2017
16h56
  • separator
  • comentarios

El stock bovino argentino creció en marzo 1,4 por ciento respecto del mismo mes de 2016, con unas 800 mil cabezas, y ya supera los 53 millones, las vaquillonas lideraron las mejoras y los novillos disminuyeron su número, según datos del Senasa.

Las mayores subas se dieron en Santiago del Estero, Salta, Buenos Aires y La Pampa, pero al ritmo actual se necesitarán al menos cuatro años más para recuperar lo perdido durante el gobierno kirchnerista donde hubo una fuerte liquidación de vientres y caída de la producción ganadera.

En marzo de 2017 el stock bovino nacional argentino fue de 53,353 millones de cabezas, una cifra 1,4% y 3,7% superior a la del mismo mes de 2016 y 2015, respectivamente, según los últimos datos publicados por el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa).

El mayor crecimiento interanual del stock bovino se registró en las provincias del NOA -Tucumán, Salta y Santiago del Estero- con un alza del 5,6% en marzo último respecto del mismo mes de 2016 que en números absolutos son 158.098 cabezas adicionales.

También aumentó bastante en la región patagónica -Neuquén, Río Negro y Chubut- con un crecimiento del 5,4%, 53.922 cabezas más y en la semiárida -San Luis y La Pampa- con el 3,8%, se sumaron 177.194 cabezas.

En las provincias de la zona pampeana -Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos- el crecimiento fue marginal con un alza del 1,6% (+528.327), mientras que en el NEA -Corrientes, Formosa y Chaco- descendió 2,7% (-258.767).

El stock nacional de vacas en marzo pasado era de 23,362 millones de cabezas, 1,8% más que en el mismo mes de 2016, mientras que el de vaquillonas sumaba 7,765 millones de cabezas, un 2,9% más.

Esta última cifra señala que en 2016 se llevó adelante un proceso de retención de vientres, "señal sectorial que indica una mayor confianza en el potencial del negocio", según el sitio Valor Soja.

En 2008, el Senasa registró, a nivel nacional, un total de existencias bovinas de 57,583 millones de cabezas, pero a partir de ese año comenzó una fase intensiva de liquidación de hacienda que llevó el stock a un piso de 47,973 millones de cabezas en 2011.

Recién a partir de 2012 las existencias bovinas comenzaron a recuperarse aunque muy lentamente.

Al ritmo promedio de crecimiento del stock bovino registrado en los últimos dos años, se necesitarían al menos cuatro años más para lograr alcanzar el nivel de existencias presente en 2008.

La sequía del período 2008-2009 también restó gran cantidad de recursos forrajeros a la ganadería argentina y además del factor climático, el sector pecuario sufrió una oleada gigantesca de desincentivos para el mercado externo como interno, "que planchó los precios de la hacienda de manera artificial para promover una faena descomunal de vientres".

Los datos surgen del relevamiento al 31 de marzo que el Senasa realiza de forma ininterrumpida desde 2008 para la construcción del mapa de stock bovino argentino desde el Sistema Integrado de Gestión de Sanidad Animal (SIGSA) del organismo.

De acuerdo con la estimación del Senasa, hay 11 provincias con más de 1 millón de cabezas, las que acumulan el 95% del stock total.

"En los últimos 12 meses se anotó un crecimiento del stock moderado pero que genera entusiasmo. El aumento del número de vaquillonas, a una tasa que fue el doble de la de vacas, permite abrigar la expectativa de una mayor retención. Todavía falta ver crecer a la categoría novillo para ser más optimistas", analizó el especialista Miguel Gorelik.

Noticias Argentinas

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad