Ir a la Home
Argentina,
Home Contactate con nosotros Terra, tu página de inicio















Jefe de Inteligencia de la Escuela de Mecánica de la Armada. Durante su "mandato" se secuestró y ejecutó a la joven sueca Dagmar Hagelin, a las monjas francesas Alice Domon y Léonie Duquet, a los familiares de los desaparecidos que se reunían en la Iglesia de Santa Cruz y se detuvo a la fundadora de las Madres de Plaza de Mayo.
Acosta participaba en persona en sesiones de torturas y en los llamados "vuelos de la muerte", durante los que se arrojaban desde aviones al Río de la Plata los cuerpos de los detenidos.
Pasó a retiro en 1984 y quedó liberado de responsabilidad por las leyes de Punto Final y Obediencia Debida, pero no por el delito de apropiación de bebés.
En octubre de 1997, el juez español Baltasar Garzón lo incluyó en el procesamiento y orden de arresto de 98 represores. Fue activo y estrecho "colaborador" en la seguridad del empresario Alfredo Yabrán

Como brigadier general fue comandante de la Fuerza Aérea e integró la Junta Militar que lideró el Golpe de Estado. Era el de más bajo perfil, en comparación con Massera y Videla, que encarnaban en sus figuras la mayor represión de la dictadura.
En 1985, fue sentenciado a cuatro años y medio de prisión por su participación en la represión ilegal. De los integrantes de la Junta Militar fue el que menor pena recibió. La Cámara de Apelaciones de Buenos Aires lo dejó en libertad por considerar que había cumplido dos años de prisión sin que se dictase sentencia en su contra en la causa por rebelión. Luego su condena fue anulada con el indulto de Menem.


En 1975, fue uno de los cofundadores de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH). Como abogado defendió a militantes y a presuntos guerrilleros detenidos por el régimen militar. También fue uno de los denunciantes de desapariciones en el país y uno de los pocos políticos que no apoyó la Guerra de Malvinas.
Tras ocho años de dictadura, en 1983, se convirtió en el primer presidente de la democracia. Durante su mandato fueron juzgados los miembros de las Fuerzas Armadas, pero luego se promulgaron las leyes de Punto Final y de Obediencia Debida. El ex presidente de la Nación y actual titular de la UCR es ahora candidato a senador por la provincia de Buenos Aires.

Junto al jefe del Ejército, Leopoldo Galtieri, y al jefe de la Fuerza Aérea, Basilio Lami Dozo el almirante Anaya decidió la ocupación de las Islas Malvinas el 2 de abril de 1982. Se destacó como uno de los líderes ideológicos del combate.
Tres años más tarde fue uno de los nueve miembros de las tres juntas militares que fue sometido a juicio. Y aunque el fiscal pidió 12 años de prisión para él, fue absuelto de culpa y cargo.
En diciembre de 1999 figuró entre los 98 militares y policías argentinos a los que el juez Baltasar Garzón les emitió orden de arresto internacional.

Monseñor Angelelli era obispo de la Diócesis de La Rioja, y el 4 de agosto de 1976 falleció en un accidente de tránsito que, según se sospechó desde entonces, fue intencionado. La única herida que tenía el cadáver era un fuerte golpe en la nuca.
Antes de morir, acababa de celebrar una misa en la que había denunciado el asesinato de dos sacerdotes.

Conocido como "El Angel Rubio", fue "jefe de operaciones" de la ESMA y brazo ejecutor de la dictadura militar. Se hizo conocido por cuatro casos paradigmáticos que lo convirtieron en un ícono de la represión y la impunidad. En primer lugar, se lo acusó de matar por la espalda y cuando estaba desarmada a la adolescente sueca Dagmar Hagelin. Se infiltró en las Madres de Plaza de Mayo como familiar de un desaparecido y también en un grupo de argentinos exiliados para sacarles información. También fue responsable de torturar y hacer desaparecer a las monjas francesas Alice Domon y Leónie Duquet.
Comandó la toma de las islas Georgias del Sur durante la Guerra de Malvinas y se rindió sin disparar un sólo tiro. Por diversos acuerdos entre el Gobierno radical y las Fuerzas Armadas nunca purgó ninguna pena por los crímenes de lesa humanidad que se le adjudican.
En 1998, se jactó de ser el "mejor preparado técnicamente" para matar a políticos y periodistas. Esto le costó la destitución de la Armada y una condena a tres meses de prisión en suspenso por apología del delito.


Desde los 60, Balá se había transformado en sinónimo de humor televisivo. En los 70, se volcó al público infantil, con programas en los que repetía personajes como Petronilo (el ingenuo y torpe provinciano en la Capital), el Nene (que se aburría en las fiestas y pedía a su progenitora "Mamáa, ¿cuándo lo' vamo'?") y otros.
También producía discos en los que las letras glorificaban el Mundial del 78 ("El gaucho Mundialito/ ganó, ganó, ganó") , la sumisión al trabajo ("Hormigas trabajando/hay un cartel que dice/ se ruega hacer silencio y no molestar") y otras de igual tenor y poesía. Fue protagonista de varios films de la productora Chango, de Palito Ortega. Se destaca Brigada en acción, en 1977 -año récord en violaciones a los derechos humanos- ideada, escrita y producida por Ortega.


Último presidente de facto (1/7/82-10/12/83), tras la caída de Galtieri. Se encargó de borrar la evidencia sobre las violaciones a los derechos humanos cometidas por los militares, mediante el decreto confidencial 2726/83, que ordenó la destrucción de toda la documentación sobre los detenidos y desaparecidos. Por esta acción fue enjuiciado y posteriormente indultado por el ex presidente Carlos Menem.
Bignone también firmó la ley de "auto-amnistía" que redimía de responsabilidad penal por violaciones a los derechos humanos a los miembros de las Fuerzas Armadas. Esa norma fue anulada por el Congreso de la Nación en 1984.
Hoy está procesado por el robo de bebés de desaparecidas en Campo de Mayo. Fue detenido por esos cargos en enero de 1999 y cumple arresto domiciliario.

Comandó el Operativo Independencia en 1975 y fue gobernador de Tucumán entre 1976 y 1977. En 1978 habría presidido la inauguración de un Museo de la Subversión instalado en el complejo militar bonaerense de Campo de Mayo. Fue vinculado con la habilitación de 33 centros clandestinos de detención y se le atribuyen 400 desapariciones. Varios testimonios de detenidos afirman que Bussi en persona ejecutó prisioneros. Iba a ser procesado cuando quedó beneficiado con la ley del Punto Final gracias a la cual no fue juzgado.
Al frente de su propio partido, Fuerza Republicana, fue electo gobernador de Tucumán en 1995. Admitió tener una cuenta bancaria en Suiza y varias de sus posesiones están a nombre de su esposa. Está acusado de malversar fondos públicos durante su segunda gestión en Tucumán, desde 1995 a 1999. En el 2000, el Poder Legislativo le cerró las puertas, al ser rechazado por inhabilidad moral y ética su ingreso como diputado nacional por Tucumán.
No puede salir del país porque pesa sobre él un pedido de captura del juez español Baltasar Garzón. Además está vinculado al robo de bebés.

Con el cargo de brigadier ocupó la intendencia de Buenos Aires durante casi toda la dictadura (desde el 2 de abril de 1976 al 31 de marzo de 1982), puesto al que llegó gracias a su amistad con el almirante Emilio Massera.
Su mayor obra fue la construcción de las autopistas 25 de Mayo y Perito Moreno, pese a que su plan inicial incluía la creación de seis más. Este proyecto demandó varios cientos de millones más de lo necesario, según el ex fiscal Ricardo Molinas.
Otras de sus iniciativas fue la construcción del parque de diversiones Interama (otro negocio turbio) y la erradicación de las villas miseria a fuerza de topadoras antes del Mundial 78, para evitar dar una "mala imagen".
Durante su gestión, las numerosas obras públicas acarrearon en muchos casos el enriquecimiento ilícito de contratistas y proveedores del Estado.

El general Ramón Camps era el jefe de la Policía Bonaerense. Fue el responsable del secuestro y la detención del periodista Jacobo Timerman, entre otros tantos.
En 1986 fue condenado por la Cámara Federal. Murió en 1994, años después de haber sido indultado por el entonces presidente Carlos Saúl Menem.
La Policía que él comandó es recordada como una de las más violentas en la historia de esa institución.

Líder del grupo guerrillero Montoneros, que provocó numerosos atentados en el país desde 1970, cuando secuestró y asesinó al general y ex presidente Pedro Antonio Aramburu.
Poco después del golpe militar abandonó la Argentina. Desde el exilio, ordenó junto a otros jefes de la organización una contraofensiva para desestabilizar el gobierno militar que terminó con la muerte de numerosos militantes. En 1984 fue apresado en Brasil.
En 1987 fue condenado a 30 años de prisión por el secuestro de los hermanos Born y la muerte de dos de sus acompañantes. En 1989 fue condenado a otros 30 años de prisión por más crímenes. Sin embargo, fue indultado por el ex presidente Carlos Menem en 1990.
Luego se licenció en Ciencias Económicas (UBA) y cansado del repudio se fue a vivir a Noruega. Actualmente reside en Barcelona, España.

Presidente del país entre el 23 de diciembre de 1981 y el 17 de junio de 1982. Fue condenado a doce años de prisión y destituído por el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas por impericia en la conducción de la Guerra de Malvinas.
Sustentándose en el elogio del Departamento de Estado de Estados Unidos, que lo llamó "general majestuoso", consideraba que ese país apoyaría la aventura bélica en las islas.
"Si quieren venir que vengan, les presentaremos batalla" bramó el 2 de abril del '82 frente a más de un millón de personas que lo vivaban en Plaza de Mayo.
Dos meses después, tras la derrota con Gran Bretaña y con más de 600 jóvenes soldados muertos, tuvo que pasarle el mando a Reynaldo Benito Antonio Bignone para iniciar la transición democrática. Cumplió sólo parte de su condena, gracias al indulto de Carlos Menem.
El juez Baltasar Garzón ordenó su captura internacional en 1997 por la desaparición de 400 españoles durante la dictadura.

Fue el rostro, la voz y el espíritu de 60 minutos, el noticiero más visto de la Argentina, que copiaba el nombre, nunca el espíritu, al más prestigioso de los programas periodísticos norteamericanos. Gómez Fuentes tenía el mérito de loar al Proceso de manera frontal.
En 1981, cuando Jacobo Timerman recibió el premio Moors Cabot (que se otorga anualmente en los Estados Unidos a los periodistas que se destacan en su labor aún a riesgo de su propia vida), este periodista le dio espacio durante una semana a Ramón Camps, el jefe de la policía bonaerense que había secuestrado y torturado a Timerman, para mostrar las cintas de las "confesiones" de éste.
Gómez Fuentes fue también el glorificador de la Guerra de Malvinas, y llegó a decir, cinco días antes de la rendición, que uno de los portaviones ingleses estaba hundido y otro seriamente averiado.
Luego de la derrota, su estrella declinó rápidamente y desapareció de la pantalla. No volvió a conseguir trabajo y murió en el olvido.

En 1982, Kaszanzew era un periodista más en el noticiero 60 minutos, liderado por José Gómez Fuentes y Silvia Fernández Barrios y le tocó ser "corresponsal de guerra" durante la Guerra de Malvinas.
Poco del material que pudo captar salió al aire: sólo los testimonios cargados de ingenuidad y esperanza de los conscriptos que estaban allí con instrucción militar insuficiente.
Es imposible saber si Kaszanzew tomó testimonios de pies congelados, del alimento faltante o de las fiestas de la dirigencia militar a la que no le faltaba, por lo menos, lo necesario para soportar el frío casi polar.
Según declaró en 1996 a un grupo de periodistas, él mandaba material, pero la censura se aplicaba en el continente.

Basilio Lami Dozo se convirtió en el brigadier general de la Fuerza Aérea Argentina en noviembre de 1981 y junto a Leopoldo Galtieri y a Jorge Isaac Anaya compuso la Junta Militar que ordenó la recuperación militar de las islas Malvinas el 2 de abril de 1982.
En el juicio a las juntas en 1985 fue acusado de privación ilegal de la libertad, tormentos y falsedad ideológica, y el fiscal pidió diez años de prisión. Pero finalmente fue absuelto de culpa y cargo.
A fines de 1999, el juez español Baltasar Garzón emitió una orden de arresto internacional contra él.

"El brujo", como se lo conocía en los '70 por su pasión por las ciencias ocultas, fue ministro de Bienestar Social, comisario general (el más alto grado policial), custodio y secretario personal de Juan Domingo Perón.
Fue uno de los fundadores del Movimiento Nacional Justicialista, pero también de la organización terrorista de extrema derecha "Alianza Anticomunista Argentina" (Triple A), responsable de numerosas asesinatos de dirigentes peronistas y de izquierda entre 1974 y 1976.
Estuvo vinculado con el "gran maestre" de la logia masónica italiana "P-2", Licio Gelli. En 1976 se exilió y permaneció varios años de incógnito en Suiza, donde fue juzgado en 1983 acusado de falsificación de documentos y residencia ilegal en territorio helvético. En 1986 se entregó al FBI en Miami, tras la orden de arresto que pesaba sobre él por petición del Gobierno argentino.
Lo extraditaron en 1987, acusado en forma preventiva de fraude al Estado. A este proceso se le sumaron luego las acusaciones por su responsabilidad en varios asesinatos como líder de la "Triple A". El 11 de junio de 1989 falleció afectado de una hipertensión arterial.

El 24 de marzo se convirtió en el ministro de Economía de la dictadura y acompañó a Jorge Rafael Videla durante todo su mandato hasta marzo de 1981. Fue el encargado de llevar a cabo el plan "Nueva Argentina" que liberó el mercado del dinero. El resultado fue la apertura definitiva de la economía hacia los mercados mundiales, la quintuplicación de la deuda externa en cinco años y la entrada de capitales extranjeros de tipo especulativo.
Su época fue conocida como la de "la plata dulce" y el "deme dos", al abrir la importación (redujo los impuestos aduaneros) y sobrevaluar el peso. Un dólar muy barato alentó los viajes a Europa y Estados Unidos y las compras de artículos importados en grandes cantidades. Actualmente, no tiene procesos judiciales en su contra.

De profesión ama de casa y bailarina gobernó el país luego de la muerte de Juan Domingo Perón -era la vicepresidenta en ese momento-, hasta que fue depuesta por la Junta militar el 24 de marzo de 1976.
Estuvo detenida cinco años acusada de cargos que iban desde el enriquecimiento ilícito hasta el abuso de autoridad.
En 1981 fue liberada y desde esa época vive discretamente en Madrid, alejada de la actividad política. En 1983 fue rehabilitada para ejercer cargos públicos, pero no participó de ninguna elección en la Argentina desde el retorno de la democracia. No se volvió a casar.

Antes de llegar a la presidencia en 1989, para ejercer la misma durante una década, este peronista que soñaba ser Facundo Quiroga gobernó La Rioja antes y después de la dictadura militar.
Pero pese a que llegado el golpe se lo privó de su libertad hasta pasados los 80, fue él quien al asumir el gobierno nacional indultó a los comandantes de la Junta y a los principales líderes guerrilleros.

Director técnico de la selección de fútbol campeona del Mundial 78, y el entrenador que le dio su único título a Huracán en 1973, fue simpatizante comunista y su discurso siempre apareció ligado al "progresismo" y la izquierda. Sin embargo, él mismo debió reconocer en julio de 1983 que el seleccionado campeón del 78 "colaboró abiertamente y muchísimo con la dictadura militar".
Sin el apoyo de los militares -basta recordar la firme sospecha de soborno gracias al cual Argentina venció a Perú por 6-0 y accedió a la final- fracasó en el Mundial de España '82, en plena guerra de Malvinas. Después dirigió al Barcelona y al Atlético de Madrid (España), al Sampdoria (Italia), a la Selección mexicana, a Boca, River e Independiente.

"El loro", así apodado en alusión a su nariz ganchuda, es el líder de la Unión de Obreros Metalúrgico (UOM) desde 1973, un gremio que en sus buenas tiempos llegó a congregar a 400 mil afiliados y que ahora no llega a la mitad. El casi mitológico jefe sindical, ahora de 73 años, estuvo preso durante la dictadura, a cuyos jefes luego enfrentó desde la Multisectorial.

Desde Radio Rivadavia, "el relator de América", fue la voz del Mundial '78 y un colaborador en los medios del régimen. Mantuvo la "batalla de los papelitos" con Clemente, el personaje de Caloi, que instaba a los hinchas a arrojarlos al campo de juego.
Durante el Mundial juvenil del '79 -que se disputó en Japón-, Muñoz fue más allá: bajo el lema "los argentinos somos derechos y humanos", convocaba a los enfervorizados hinchas a hostigar a los familiares de desaparecidos que hacían cola frente a un edificio de Avenida de Mayo para hacer sus denuncias a la misión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Tiempo Nuevo, el espacio que Neustadt y Mariano Grondona mantenían desde hacía años, se transformó en el único programa donde se podía hablar de política en la Argentina. A favor, claro.
Salvo tímidas críticas a los planes económicos (por no ser totalmente liberales), cuestiones como la desaparición de personas quedaban fuera de cualquier discusión.
Neustadt suplió el papel del "periodista serio" que los militares colocaban en el lugar que más les convenía. Y su programa era también el espacio donde los militares iban a hablar.
Nunca se dijo en Tiempo Nuevo algo malo del Proceso. Se habló de Malvinas como de una guera ganable a pesar de que, evidentemente, era lo contrario. Pero Neustadt se volvió democrático a tiempo: en 1983 invitó al programa a Raúl Alfonsín.

Con la llegada de la dictadura, Palito Ortega había pasado el cenit de su fama como cantante y figura del cine. Pero fue para esa época que logró montar la productora cinematográfica Chango Producciones, dedicada al entretenimiento "familiar".
Muchas de esas películas se ambientaban en cuarteles o eran apologías de las Fuerzas Armadas (Dos locos en el aire -1976-, sobre las delicias de la Fuerza Aérea; Brigada en acción -1977-, sobre la honestidad de la policía, ambas con Carlos Balá).
La más recordada fue ¡Qué linda es mi familia!, última aparición de Luis Sandrini y Niní Marshall, donde Palito, disfrazado de hombre de la Armada y en la Fragata Libertad, canta "Me gusta el mar/ soy guardián de mis fronteras/ donde empieza mi bandera /se terminan las demás". El punto culminante de su carrera durante la Dictadura fue traer a Frank Sinatra en 1981. Perdió dinero y, fiel a sus convicciones nacionalistas, se mudó a Miami. Hoy es el senador Ramón Ortega, cuestionado por la coimas en la Cámara Alta y, también, la voz del tema principal de la tira El sodero de mi vida.

Debutó en River Plate en 1974 y cuatro años más tarde se ganó el apodo de "El Gran Capitan", luego de salir campeón con la selección argentina en el Mundial de Argentina 1978.
Durante los '70, Passarella fue considerado por especialistas y medios internacionales como uno de los mejores defensores del mundo, y en 1982 continuó su carrera en los clubes italianos Inter y Fiorentina.
Su último partido como jugador fue en 1989, con la camiseta número seis del conjunto millonario. Después se convirtió en el director técnico de River, y de los seleccionados de Argentina y Uruguay.

El día del golpe militar era un ama de casa. El 30 de abril de 1977 se convirtió en unas de las creadoras de la Asociación Madres de Plaza de Mayo. Desde esa fecha, todos los jueves marcha alrededor de la plaza frente de la Casa Rosada, junto a otras mujeres.
Hoy es la presidenta de Madres. Y no solo milita para buscar a los desaparecidos sino que es una activa defensora de los derechos obreros. De hecho, cada vez que realiza una aparición pública genera una nueva polémica, por el tenor de sus declaraciones. Dirige la Universidad Popular Madres de Plaza de Mayo.

Fue uno de los primeros personajes públicos en denunciar los crímenes cometidos por los militares durante la última dictadura. En 1980 le dieron el Premio Nóbel de la Paz por su labor en defensa de los Derechos Humanos al frente del Servicio de Paz y Justicia (Serpaj). El gobierno militar consideró esta medida como parte de una campaña internacional "antiargentina" para desprestigiar al país.
Profundamente religioso y combativo, militó en movimientos cristianos en favor de los pobres y de la no-violencia. Durante la década del '70, protagonizó ayunos contra la violencia política en Argentina y numerosas demandas a la junta militar para conocer la situación de centenares de detenidos-desaparecidos.
En 1977 fue detenido en Buenos Aires y encarcelado sin proceso judicial alguno. Torturado en varias oportunidades, se salvó de los "vuelos de la muerte" a último momento por la presión internacional.
Continuó libre bajo vigilancia hasta 1979. En 1983 permaneció diez días en huelga de hambre para protestar contra la violación de los derechos humanos.
En diciembre del '88 volvió a protagonizar otra huelga de hambre durante diez días para manifestarse en contra de la amnistía a los militares acusados de violar los derechos humanos.

Fue uno de los fundadores en 1970 del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), una organización guerrillera izquierdista que actuó durante los años de plomo.
En 1972 lideró el intento de liberación de varios presuntos guerrilleros del penal de Rawson, pero 19 no pudieron escapar y luego fueron fusilados, entre ellos, su esposa Ana María Villarreal.
Falleció en un enfrentamiento con el Ejército, en julio de 1976. Su cadáver embalsamado habría sido expuesto en el Museo de la Subversión, que habría funcionado en 1978 en dependencias de Campo de Mayo bajo el mando del ex represor Domingo Antonio Bussi.

Secretario general del Sindicato de Luz y Fuerza de la Capital Federal, desapareció el 11 de abril de 1977, luego de protagonizar paros y medidas de fuerza en contra de la dictadura militar.
Durante esos años se ilegalizó la huelga y se intentó crear terror -por medio de secuestros y desapariciones- entre los trabajadores que reclamaban por sus derechos.

"Pajarito", tal como se lo conocía en los años de plomo, fue comandante del I Cuerpo de Ejército en Buenos Aires. Se lo vincula con la represión más extrema de la dictadura.
Hasta 1979 dirigió varios centros de detención clandestinos -entre ellos uno de los más emblemáticos: El Olimpo- donde se torturaba a miles de personas.
Al regresar la democracia escapó del país y recién en 1987 fue detenido en Estados Unidos y un año después, extraditado a Argentina.
En 1990, mientras era sometido a un proceso judicial (acusado de cometer graves violaciones de los derechos humanos y numerosos robos), quedó libre gracias a los indultos del ex presidente Carlos Menem.
En diciembre de 2000 fue condenado en rebeldía (por no estar presente) a 24 años de cárcel por un tribunal italiano, junto al también ex represor, Santiago Omar Riveros, por el homicidio de ciudadanos italianos durante la dictadura.
Actualmente, está procesado y bajo arresto domiciliario debido a su vinculación al robo de bebé durante el gobierno militar.

Durante el gobierno peronista se lo nombró al frente del Ente Calificador Cinematográfico -sería el único funcionario confirmado por el Proceso militar- y en muy poco tiempo logró que el cine cayera en el desánimo general.
Las películas censuradas, o directamente prohibidas, por "el Censor" se cuentan de a cientos.
El corte más ridículo fue el de la película Superman II, que tenía una secuencia en la que levantaba en el aire un ómnibus de Broadway que tenía un cartel que decía "Evita". Fue porque la ex esposa de Juan Domingo Perón estaba prohibida por la dictadura. Tato fue bautizado en una canción del grupo Sui Generis como "El señor tijeras".

Nacido en Kiev, Ucrania fue el director y fundador del diario "La Opinión". En el pasado se le atribuyó a sus revelaciones periodísticas parte de los fundamentos que los militares tomaron para derrocar al gobierno de Isabel Perón.
Tenía buenas relaciones con los centros de poder políticos y militares. En varias oportunidades fue amenazado de muerte por Montoneros. Sin embargo, fue secuestrado el 15 de abril de 1977 bajo el cargo de "delitos económicos" y de financiar a la guerrilla.
Luego de ser torturado e interrogado en varias oportunidades lo "legalizaron" por las presiones internacionales. Más tarde, fue expulsado del país. Todos sus bienes fueron confiscados y al año siguiente fue subastada "La Opinión" y el complejo editorial.
Luego, en el exilio, se convirtió en uno de los principales denunciantes de la represión militar. Tanmbién acusó a la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA) de ser colaboracionista de la dictadura.
En 1987, ya en democracia, recibió una compensación económica de cinco millones de dólares del gobierno civil por la pérdida de las instalaciones de su diario.
En 1999, después de varios años de depresión, falleció en Buenos Aires a los 76 años, víctima de un paro cardíaco.

El gremialista cervecero, que durante el gobierno de Raúl Alfonsín hizo trece paros generales al mando de la CGT, encabezó durante la dictadura el combativo grupo de "los 25" -que hizo en abril del '79 el primer paro general contra el régimen- enfrentado a la dialoguista CNT, conducida por Jorge Triaca.
El 30 de marzo del 82, Ubaldini fue uno de los que convocó al paro con movilización que fue reprimido por los militares. Sin embargo, participó de la asunción del gobernador de Malvinas, el general Mario Benjamín Menéndez, luego de la toma de las islas.

Como teniente general, Videla se convirtió en presidente luego de que las Fuerzas Armadas derrocasen al gobierno de Isabel Perón. Fue la cabeza de la Junta Militar, que conformó junto al general Ramón Agosti y el almirante Eduardo Emilio Massera. Gobernó durante el período más sangriento de la última dictadura hasta el 19 de marzo de 1981, cuando fue reemplazado por Roberto Viola. Fue sentenciado a prisión perpetua en 1985 por 66 homicidios, 306 secuestros, 93 torturas, 26 robos.
En 1990, se benefició con el indulto de Carlos Saúl Menem. En junio de 1998 fue procesado por cinco casos de sustracción de menores y por estas causas permanece bajo arresto domiciliario.
Tiene una orden de captura pedida por España y varias causas pendientes en distintos países.

Reemplazó a Videla en la comandancia del Ejército en 1978 y luego, en 1981, se hizo cargo del gobierno de facto, pero sólo duró nueve meses.
En diciembre de 1985 fue sentenciado a 17 años de prisión por 86 secuestros, 11 torturas reiteradas y 3 robos. En 1990, fue indultado por Carlos Saúl Menem.
Falleció el 30 de septiembre de 1994, a causa de un paro cardíaco. Su concepto sobre los desaparecidos se resume en una frase: "Esto es una guerra y nosotros somos los ganadores".

Periodista, escritor y matemático. En 1976 militaba en Montoneros con un alto rango militar. Era uno de los encargados del departamento de inteligencia de la organización y trabajó en la difusión de sus ideas. Falleció el 25 de marzo de 1977 cuando un pelotón militar lo emboscó y al resistirse, fue herido de muerte. Su cuerpo nunca apareció. 24 horas antes había presentado la famosa Carta Abierta a la Junta Militar, que para muchos fue su sentencia final. Internacionalmente es reconocido por sus libros ¿Quién mató a Rosendo? y Operación Masacre.

Coordinación:
Diego Igal

Producción y textos: Guido Corsini, Leonardo D'Espósito, Martín Galarce y Víctor Pombinho.

Producción de archivo
y multimedia:

Nahuel Torterolo, Hernán Dzwonik y Damián Sánchez.

Diseño: Manuela Verrier