Ir a la home de Terra
 
 Argentina
Mi RegistroContactoTerra, tu página de inicioAviso legal Política de Privacidad  
 
  Terra ›   Cine, TV y Video ›  Cine

Buenos Aires, 28 de junio de 2006 - 18:40 hs.
Última actualización 19:23
Curiosidad
El Bar Mitzvah de Superman
Un rabino de Brooklyn fanático de las historietas explicó que el Hombre de Acero, en realidad, es judío. Con humor, el religioso pasó revista a los superhéroes más importantes y concluyó que el único más judío que Superman es el Hombre Araña. Trailers y más.

ampliar foto

¿Los músculos de Superman vienen de los knishes? (BBC Mundo)

El triunfal retorno de Supermán a las pantallas tras casi dos décadas de ausencia ha coincidido con la revelación de uno de sus secretos mejor guardados: el hombre de acero es judío.

Así lo defiende el rabino neoyorquino Simcha Weinstein, que asegura que la historia de Supermán, como la de otros superhéroes, bebe directamente de la tradición y el ideario del pueblo judío. "Es judío. Kal-El -nombre de Supermán en su planeta de origen, Kripton- es un vocablo hebreo que significa 'la voz de Dios'", aseguró ese rabino de Brooklyn.

La nueva película de Supermán, que cuenta con uno de los presupuestos más altos de la historia de Hollywood -unos 200 millones de dólares-, se estrenó esta semana en todo EE.UU. y espera recuperar la popularidad perdida del héroe, después de más de 20 años alejado de las pantallas.

Esa fama es más que el resultado de una quimera soñada por dos jóvenes judíos de Ohio, Jerry Siegel y Joe Shuster, que cobraron 130 dólares por la primera historia de Supermán en 1938, un ejemplar que hoy podría superar el medio millón de dólares.

"Los creadores de Supermán eran judíos y por eso creo que pusieron en el personaje gran parte de su cultura y filosofía. Además, tiene un 'alter ego', Clark Kent, como muchos de los judíos que vinieron a EEUU en los años 30 y 40. Sólo un judío podría tener un nombre como Clark Kent", bromeó Weinstein.

Simón Weinstein, nombre original de este rabino nacido en el Reino Unido, abandonó una prometedora carrera en el cine -participó en la producción de The Full Monty o 007: El mañana nunca muere- para seguir la llamada de Dios y es que como él mismo asegura "cuando el hombre hace planes, Dios se ríe".

Gran aficionado las historias de superhéroes desde niño, cuando se trasladó a Nueva York para desarrollar su labor espiritual en el Pratt Institute, un centro artístico "donde han estudiado algunos de los mejores creadores de cómics", Weinstein encontró en ese campo un filón.

"Fue una forma de llamar la atención. Comencé hablando de superhéroes y los valores de la tradición judía para cautivar el interés de mis estudiantes y de la gente que acudía a la sinagoga", explicó.

Toda esta pasión traspasó los muros de las clases y la sinagoga y se plasmó en las páginas de un libro, Up, Up, and Oy Vey!, una divertida crónica de la misteriosa historia que hay detrás de los superhéroes más famosos y sus raíces judías, que verá la luz el próximo día 27.

Según afirma Weinstein, todos los grandes personajes del cómic -Superman, el Hombre Araña, los X-Men, el increíble Hulk y el Capitán América- fueron creados por autores judíos que volvieron los ojos a su propia historia, vivencias y tradiciones para inventar estas aventuras.

"Cuando los creadores pensaron en estos héroes miraron en la cultura antigua, de ahí que la historia de Superman guarde numerosos paralelismos con la de Moisés y el éxodo, y lo mismo sucede con los X-Men, que están basados en la idea del antisemitismo", puntualizó.

Los X-Men nacieron en 1963 gracias a la inventiva de Stanley Martin Lieber, un autor de origen judío que, como sus personajes, adoptó un sobrenombre y que ha pasado a formar parte de la leyenda de este nuevo "arte" llamado cómic como Stan Lee.

Weinstein afirma que, como el pueblo judío, "perseguido allá donde se ha querido establecer", los mutantes protagonistas de esta historia son "víctimas de intolerancia".

Sin embargo, para Weinstein el personaje de cómic judío por excelencia es el Hombre Araña, también creado por Lee para la compañía Marvel.

"Creo que el Hombre Araña es el superhéroe más judío, me recuerda a Woody Allen en el sentido de que Peter Parker -verdadero nombre del personaje-, es el clásico judío neoyorquino, débil y nervioso, que además está motivado por la culpa, también algo muy judío", concluyó.

En los próximos meses verá la luz la tercera entrega cinematográfica basada en el cómic de el Hombre Araña, que se está rodando estos días en las calles de Nueva York, dirigida, curiosamente, por un director también de origen judío, Sam Raimi.


Terra


Comentarios publicados

Espacio de publicidad

Anuncios Google


 » Terra en otros países » Aviso Legal | Política de Privacidad | Prohibida su reproducción total o parcial © Copyright 2006,Terra Networks, S.A.
  Newsletters | Publicidad | Registro de usuarios | Sugerencias | Contactanos | Trabajá en Terra | Terra RSS