[an error occurred while processing this directive]
 
  Terra ›  Cine, TV y Video

Buenos Aires, 18 de agosto de 2004 - 15:09 hs.
Última actualización 03:39
Polémico libro
Jenna Jameson, confesiones de una porno star
Después de haber sido una verdadera estrella del cine porno estadounidense, la rubia Jenna Jameson busca una nueva carrera en las letras. Su libro de memorias Cómo hacer el amor como una estrella del porno está llena de chismes jugosos sobre más de una estrella de Hollywood. Imágenes.

ampliar foto

Jenna Jameson, de memoria

Muchos quizá no admitan conocer a Jenna Jameson; lo cierto es que la rubia de enorme busto es una de las mayores estrellas del porno de la última década. Y, como tal, no sólo tiene adoradores en todo el mundo, sino también una mirada escéptica y bastante sórdida de los entretelones de Hollywood. Y eso es, justamente, el material de su autobiografía, que está promocionando en los Estados Unidos.

Bajo la impiadosa y directa mirada de Jameson -que dedica su libro a Onán-, pasan personajes como Bruce Willis, Wesley Snipes, Cindy Crawford y Nicolas Cage, entre otros. Aunque, siempre, la estrella es Jenna, que cuenta las cosas malas pero también las buenas (o al menos las excitantes) de su universo.

Jameson comenzó su carrera tras ser violada por el tío neonazi de uno de sus novios a los 16 años. Abandonó sus estudios, se mudó a California y pasó de stripper a pornostar al llegar a la mayoría de edad. Lo que la llevó a conocer la fama y asistir a fiestas donde muchos confundían su performance en pantalla con la prostitución.

Como Wesley Snipes, por ejemplo, quien se presentó con una propuesta irreproducible. "Siendo una estrella porno -escribe Jameson-, estaba acostumbrada a tal clase de frases. Pero Wesley no tenía idea de que yo trabajaba en el porno. Así que eso me ofendió: lo miré con dureza, di media vuelta y me fui. Fue la primera y la última vez que lo vi".

Snipes no es el único castigado; también hay una anécdota con Bruce Willis. "En una fiesta, me empujó contra una pared y me besó. Estuvo 30 segundos penetrándome con la lengua hasta que se fue sin decir palabra. Luego apareció un guardaespaldas que me dijo 'el señor Willis espera en la limusina'. 'Va a esperar mucho', le dije: hay una delgada línea entre confianza y arrogancia, y él la cruzó".

La historia de la mujer acosada y fortalecida se repite en cada capítulo, aunque también hay gráficas descripciones de orgías y noches (interesantes las que presenta junto al "enormemente dotado" Marilyn Manson), y también ternuras. "En una fiesta -gran parte de la acción ocurre en fiestas- Cindy Crawford me dijo 'qué hermoso tatuaje', y me tocó suave y sensualmente el cuello. No pude imaginar lo que sería jugar con mi lengua en su lunar. Estaba tan turbada que me disculpé y fui a pedirme un trago".

No faltan tampoco los insultos ("Nicolas Cage olía como el peor destilado de transpiración de un vagabundo") ni las palabras aleccionadoras: en el libro, Jameson declara que sólo quiere ser una buena madre de familia, tener un esposo y criar a sus hijos. Quizá ahora, su acercamiento literario se lo permita a esta actriz, pero también directora, productora, camarógrafa y hasta cantante, icono de la cultura popular de la última década.


Terra / Leonardo D'Espósito.

Comentarios publicados



Espacio de publicidad

Anuncios Google


 » Terra en otros países » Aviso Legal | Política de Privacidad | Prohibida su reproducción total o parcial © Copyright 2006,Terra Networks, S.A.
  Newsletters | Publicidad | Registro de usuarios | Sugerencias | Contactanos | Trabajá en Terra | Terra RSS